la razón de ser

La razón de ser.

la razón de ser

El motivo por el cual algo existe es su razón de ser. Si pensamos en una empresa, podríamos hacernos esa pregunta ¿por qué existen?

La respuesta podría venir de diferentes prismas de la razón, por ejemplo, si realizamos el desarrollo desde un punto de vista próximo al marketing o a la dirección de empresa enseguida entran en escena conceptos como misión, visión y objetivos. Es muy frecuente entrar en estos tecnicismos a la hora de definir la razón de ser de una compañía, no en vano la determinación de las funciones básicas de una empresa sería la forma de encontrar esa misión.

La misión, si está correctamente determinada, debe definir la necesidad que se desea satisfacer, a qué clientes se desea alcanzar y qué productos y servicios se van a ofertar.

Claramente nos hemos desviado hacia lo técnico y ortodoxo, pero por el camino no nos hemos parado a reflexionar sobre preguntas quizás más espirituales, pero no por ello menos clave. Realmente ¿Cuál es la razón de ser de la empresa?

El propósito de ésta será aquello por lo cual existe por encima de ganar dinero.

Como todo en la vida, las cosas dependen del punto de vista de observación. Si tenemos que construir la respuesta desde el ámbito de la propia empresa y reflexionando sobre su existencia, el propósito de ésta será aquello por lo cual existe por encima de ganar dinero.

Mientras que si la respuesta la construimos desde la perspectiva del trabajo, de las personas que forman la empresa, este propósito -también más allá de ganar dinero- significará poder desarrollar un trabajo que realmente importe a la persona, con el que se sienta pleno.

Si la empresa es capaz de articular un propósito con claridad estará dando respuesta al porqué de su existencia, pero además será capaz de atraer a personas que se identifiquen con él para hacerlo suyo y de esa forma conectarlo a su propio propósito personal.

Es decir que las empresas que son capaces de entender su razón de ser y construir un claro propósito en el panorama profesional mejorarán su capacidad para atraer, pero sobre todo mantener empleados cualificados y comprometidos ya que comparten su misión.

Está claro que el dinero forma parte de esta ecuación, pero hay algo más allá.

Está claro que el dinero forma parte de esta ecuación, pero hay algo más allá, o al menos a mí me gusta pensar que esto es así, porque de esta forma encontrando la respuesta a la razón de ser, entenderemos que quizás el mundo pueda mejorar un poquito ya que todos podremos ser un poco más felices.

La relación entre empresa y trabajador ya se ha demonizado suficiente a lo largo de la historia y a lo mejor si empezamos a pensar en la razón de ser de todos, podremos crear puntos de encuentro. Al fin y al cabo la empresa existe para generar trabajo, y sin el trabajo no existiría la empresa. Busquemos la razón de ser, porque en estos tiempos todos lo vamos a necesitar. Más que nunca.